domingo, mayo 10, 2009

Las pobres focas canadienses

Ya sé que en Argentina todos (o casi todos) están locos con las elecciones que “vienen llegando demasiado rápido” para algunos o “todavía falta una eternidad” para otros. Desde el polo norte decidí distraerlos con temas que no los angustiarán tanto y hasta tal vez logren distraerlos, sin que sean cuestiones banales.
La semana pasada recibí un correo electrónico de una amiga argentina en el que me hacía parte de una preocupación y hasta de una cierta angustia.
Resulta que había visto un reportaje con imágenes desgarradoras que muestran la violencia y la crueldad de la caza de focas en Canadá.
Por supuesto que ya le mandé una primera respuesta a su inquietud pero le prometí hablar del tema ya que esas imágenes están en todos los países del mundo porque los defensores de los derechos de los animales las distribuyen ampliamente.
Seguramente que ya han visto a Brigitte Bardot haciendo campaña contra la violencia hacia los animales y en particular contra las blancas e inmaculadas foquitas.
Deben saber que yo también estoy en contra de la violencia gratuita hacia los animales pero también deben saber que me encanta el asado y el pollo y el cordero y el chancho y que para poder comerlos hay que criarlos para después matarlos.
Si les aclaro esto, es para que vean a las focas como un animal que sin ser criado por el hombre ni domesticado, es fuente de carne, grasa, piel y algo más como cualquiera de los animales antes mencionados.
Aquí en el norte de Canadá, sobre el océano Atlántico y del lado del Pacífico, hay más de 6 millones de focas que viven en libertad y resultan una riqueza natural que puede ser explotada, como lo son los peces por ejemplo.
Además, las poblaciones próximas al polo norte utilizan las focas como alimento y también sus pieles desde hace más de tres mil años. Sin contar que los primeros europeos en llegar a esos hielos también practicaron la caza como actividad económica.
A partir de esta realidad, el gobierno canadiense ha fijado una serie de reglamentos que rigen la práctica de esta actividad.
La caza se hace entre los meses de noviembre y mayo pero una parte importante se desarrolla a fines de marzo y principios de abril. Por eso cada año para esta época, las televisiones del mundo entero se llenan de imágenes horribles de cazadores sin corazón masacrando a palos a unas pobres focas indefensas.
Hay un poco de ironía en mis palabras y van a entender porqué.
La cantidad de animales que pueden ser tomados está reglamentada para no afectar el desarrollo de la especie.
Los animales dependientes de la madre no pueden ser atacados, solo los individuos autónomos pueden ser cazados o sea que tienen más de un mes y ya fueron rechazados por sus madres.
Desde 1987, la caza de los bebés focas está prohibida y muy controlada pero todavía andan imágenes dando vueltas.
La actividad económica relacionada con las focas es muy importante, el año pasado solo en la provincia de Terranova se recaudaron 30 millones de dólares por la venta de esos animales en particular en Rusia y Asia. Una piel se vende en el puerto a 100 dólares.
Los métodos de caza fueron estudiados y aprobados por el colegio de veterinarios de Canadá y son tres: fusil con bala suficientemente grande para asegurar la muerte, una maza suficientemente pesada para matar de un solo golpe o el arma de los pueblos autóctonos llamada hatapik.
El hatapik, es una especie de medio pico, de un lado tiene un anillo de hierro para matar de un golpe en el cráneo y del otro una punta para enganchar el animal y sacarlo del agua o arrastrarlo sobre el hielo. Cualquiera de esos métodos asegura que el animal muere casi instantáneamente.
Según un estudio independiente realizado por veterinarios de Canadá, 98% de los animales muertos lo fueron respetando el reglamento, es decir sin sufrimiento.
El movimiento que se observa en los animales y que hace pensar que el animal está vivo son solo convulsiones debidas al reflejo de nadar, algo así como los movimientos de un pollo o de un chancho después de haberlos matado.
La mayoría de los cazadores de focas son pescadores que en esa época del año no pueden trabajar porque la pesca esta prohibida para ciertas especies y para otras las condiciones de hielos y frío impide su realización. Esta actividad les permite completar el salario anual.
Si nos ponemos a pensar, una foca muere rápidamente, mucho más rápidamente que un pez sacado del agua con la red. El pescado sufre horrores antes de morir, imagínense que no solo no puede respirar sino que además sus branquias, que deben estar siempre húmedas, se secan y reciben 20% de oxígeno con el aire lo cual provoca quemaduras terribles. Sin embargo nadie hace manifestaciones ni películas para mostrar un pescado muriendo.

Además, si los mataderos estuvieran abiertos al público, como ocurre con los cazadores de focas, nadie o casi nadie comería carne de vaca, pollo, chancho o cualquier otro animal.
Estos animales pasan por una primera etapa donde se los desmaya de un golpe o de una descarga eléctrica y luego, suspendidos boca abajo se los desangra, salvo que nadie los ve y además la sangre se va por un sistema de desagüe en lugar de manchar la blanca nieve. Podría decirles también que los anti caza de las focas defienden sus propios intereses económicos y los jugosos contratos que logran con los medios de comunicación para vender sus imágenes, mucho más que los animales.
Es evidente que las imágenes de los animales desangrados sobre la nieve blanca son espectacularmente impactantes pero son mucho menos terribles de lo que podríamos ver en un matadero y el sufrimiento es mucho menor que el de un pescado sacado del agua vivo o el de los animales criados en corrales.
Si esas imágenes nos molestan es tal vez porque nos permiten ver que somos brutales con los animales porque los necesitamos como alimento y para vestirnos.

5 comentarios:

  1. Excelente análisis que ilustra el poder que tienen los medios de la información sobre la gente. Los mass-media obedecen solo a sus intereses y les importa poco que la gente pueda educarse a partir de una noticia.

    Me gustaría agregar que las focas se alimentan de peces y una populación desmedida podría en peligro ciertas especies de animales acuáticos (si ya no es el caso).

    Finalmente, quien no vio en el campo cuando marcan a los animales con un hierro caliente? O cuando capan a un ternero? O cuando matan un cerdo colgado de las patas y lo dejan desangrar en una agonía interminable mientras juntan la sangre para hacer las famosas morcillas? Y si te gusta el paté de foie, ya viste como engordan los gansos? Sin olvidarme de la pollas ponedoras de huevos que estan en cautiverio permanente encerradas en una granja sin poder salir?
    Hacer una lista de animales que sufren de la mano del hombre seria una ardua tarea que serviría para poner en evidencia nuestra dependencia de las especies animales para poder sobrevivir y (para la mayoría de nosotros) sin ningún cargo de conciencia.

    La caza se focas existió antes y existirá después del paso de Brigitte Bardot, Alain Delon y todo el resto de manipulables sobre el hielo canadiense.

    ResponderEliminar
  2. Diria que quien es vegetariano esta en su derecho de protestar contra la caza de focas, como de cualquier otra especie animal. Cualquiera que coma pollo, o buey, o pescano, dificilmente pueda criticarla. Por otra parte, la gente suele pensar que de las focas se aprovecha solo la piel o principalmente ésa, como se hizo en la época de la colonizacion con los castores. En este caso, es normal que encuentren demasiado violenta e inutil esta actividad. Personalmente, creo que si los inuits cazan la foca para comerla, como siempre hicieron desde hace miles de anhos, no hay razon logica para imperdirselo. Ya desaparecio por nuestra (...) culpa una gran parte de su cultura y modo de vida, sin tener que anhadir esto. Puede que sea diferente si se trata de companias rusas o chinas que aprovechan solo la piel... Puede. Claro, no conozco lo suficiente el tema para poder ir mas lejos en la expresion de mi opinion, ya que tiene muy poco peso y carece para muchos de interés.
    Suzanne

    ResponderEliminar
  3. Acaso no puede uno pensar o afirmar que la caza de focas es cruel, aun comiendo carne? Acaso no podemos creer que la caza, como los mataderos, es algo que entristece y que es horrible? Como algunos dicen que la muerte es cruel, que el envejcimiento est horrible, que el dolor es algo que no deberia existir? Uno puede deplorar la necesidad natural de alimentarse de carne, puede decir que es cruel, puede desear que ocurriera algo como que todos los seres vivos pudieramos (?) vivir sin comernos los unos a los otros, no? De hecho, todos pueden desear que haya paz, amor, harmonia en la Tierra, aun sabiendo que no ocurrira. Porque no ocurre lo mismo con la caza? Esas preguntas, aunque estén mal formuladas (perdonad mi espanhol, no es mi lengua materna), tal vez nos permitan reflexionar sobre el tema, aunque no cambien ni los hechos ni nustra propia opinion.

    ResponderEliminar
  4. mecavon todos vuestros muertos, estas pobres focas tienen derecho a la vida y vosotros _ _ _ _ _ SOIS UNOS INUTILES. Si os pudiera ver lo unico que haria seria traer una ancora y clavarosla a vuestras partes delanteras idiotas de mierda!!
    SI MATAS FOCAS ERES UN TOCAPELOTAS

    ResponderEliminar
  5. EN MI PUEBLO ESO ES UN PECADO Y COMO AHORA ES SANT ANTONI HE HECHO ALGUNAS gloses:

    AI LOS HUMANOS,,
    SON UNOS ENCAPRICHADOS,
    SOLO MATAN A ANIMALES
    PARA HACERSE ABRIGOS CON SUS PIELES!!


    EL QUE MATA AL LEON ES UN CABRON
    EL QUE MATA A LAS FOCAS ES UN TOCAPELOTAS
    EL QUE MATA AL CAMALEON ES UN CAPULLON

    ResponderEliminar