domingo, julio 26, 2009

POSTALES DE ARGENTINA (4)

La gripe A (H1N1)

Tuve el inmenso privilegio de estar visitando mi país en un momento tan terrible para la humanidad. Un ¿nuevo? virus de gripe apareció sobre la tierra para hacer desaparecer la humanidad entera y por suerte estaba rodeado de mis familiares y amigos para vivir ese momento.
No crean que digo “por suerte” porque iba a poder morir rodeado de los míos, todo lo contrario, “por suerte” porque iba a poder tranquilizarlos explicándoles cómo esta ¿nueva? Gripe no es más que una gripecita y no un gripón.
Desde los primeros momentos de mi estadía en Venado Tuerto, el 23 de junio más exactamente, invitado a LT29, decía que no había que preocuparse, que no había ninguna razón científica para alarmarse, que todo lo que se veía era una inmensa campaña mediática para crear un evento de masas.
Por supuesto, como me pasa a menudo, no tengo ni el reconocimiento de todos los grandes médicos mundiales (perfectos ignorantes en genética y en química), ni el poder ni de los medios de comunicaciones interesados en hacer millones sobre el pánico de la gente.
También hay que reconocer que el ser humano está mucho más dispuesto a escuchar un mensaje de un organismo internacional como la Organización mundial de la salud que le habla de un peligro y lo incita a cuidarse sin razones validadas, que a seguir el mensaje de un desconocido como el que suscribe que le dice de seguir viviendo normalmente con fundamentos científicos e históricos.
El resultado fue que repetí mi discurso tres veces en LT29 y dos veces en televisión pero pocos fueron los que reaccionaros positivamente a mis dichos.
Al final de mi estadía, lo único que atinaba a decir era “recuerden dentro de unos meses o dentro de un par de años todo lo que les dije hoy, no para felicitarme (estoy seguro de lo que avanzo) sino para no caer en el mismo juego mediático”.
Por suerte (y les aseguro que me llenó de felicidad y alimentó mi ego como nunca durante esas semanas que pase en Argentina) me colé en una conferencia de información dada por la viceministra de salud pública de la provincia para las autoridades del sur de Santa Fe y después de escucharla por más de una hora, estaba convencido que esa persona podía entender lo que tenia para decir.
Me acerqué y comencé a explicarle mi punto de vista y las informaciones científicas que alimentaban mi razonamiento. Se mostró tan interesada que sentí que hablaba con una persona inteligente, de espíritu abierto y con un cerebro libre de compromisos mediáticos o políticos.
Porque allí reside gran parte del problema del tratamiento que se le dio en Venado Tuerto y muchas otras ciudades del país a la gripe H1N1.
En todo momento se lo consideró un tema mediático y un problema político.
Ni siquiera los funcionarios-médicos encargados de asegurar la salud de la población fueron capaces de tratar el tema con un criterio científico y como un problema de salud pública(o son ignorantes o son deshonestos, no veo otra opción).
En esta semana que acaba de pasar se contaminaron 100 000 ingleses del Reino Unido, de los cuales 63 estaban en terapia intensiva y hasta hoy, domingo, ningún muerto. Esperan que otros 100 000 o más estén enfermos en esta semana que viene. Pero a pesar de esas cifras enormes, se considera que el pánico creado por los medios causa más daño que la enfermedad. La gripe humana normal de cada año causa mucho más muertes y complicaciones que esta H1N1.
Además podríamos ver el lado positivo de la cosa: todos los que se enfermen este año estarán inmunizados contre el virus por el resto de sus vidas (a menos que el virus cambie!).
Las vacunas que los gobiernos están comprando empujados por el temor a la destrucción de la humanidad no servirán de nada. Primero porque esta gripe no es grave (ya lo dije es una gripecita) segundo, porque si el virus cambia habrá que cambiar la vacuna.
Tanto dinero desperdiciado y tantas instalaciones y personal dedicados a esta mentira cuando hay tantas verdaderas epidemias que no son nunca mencionadas en los medios de comunicación.
En cuanto a la Organización mundial de la salud, les puedo asegurar que no me merece ningún respeto. En el 2003 y 2004 nos dijo que iban a morir 50 millones de personas de la gripe aviar y fueron 500 los muertos. Alertó al mundo entero con el SRAS y no pasó nada. Exige la producción de vacunas para defendernos de este virus pero no despliega casi ningún recurso para combatir las enfermedades que matan millones de personas en África, Asia y América del sur.
¿Se dieron cuenta que los mensajes de catástrofe llegan cuando es una enfermedad que afecta a los habitantes de los países ricos? … ¿por qué será?
Personalmente, cuando todo el mundo quiere que mire en una dirección, trato de darme vuelta y mirar para el otro lado porque seguro que hay algo que no quieren que sea visto… A buen entendedor pocas palabras.

2 comentarios:

  1. Qué vagancia don Guillermo, ¡cómo tiene abandonado el blog!, ¿ocupado o de puro vago nomás?
    Abrazo desde Venado Tierto
    Cristina

    ResponderEliminar
  2. jaja!
    Habria puesto mi mano al fuego que su opinion sobre la gripe H1N1 iba en esta direccion. :P
    En todos casos, estoy de acuerdo con esta interpretacion de los hechos... y hay mucha mas gente que también cree que los medias estan exagerando con el tema. Quiénes los escuchan???

    ResponderEliminar